Psicología Social en Chile: sus orígenes

Psicología Social en Chile: sus orígenes

Daniza Miranda Monardez

Para lograr conocer y entender lo que es la Psicología social, como concepto, podemos revisar uno de los significados otorgados por el autor Gordon Allport, Psicólogo nacido en Estados Unidos en 1897 y fallecido en 1967, quién afirmó en el año 1968 que: “La psicología social es una disciplina en la cual las personas intentan comprender, explicar y predecir cómo los pensamientos, sentimientos y acciones de los individuos son influenciados por los pensamientos, sentimientos y acciones percibidos, imaginados o implícitos de otros individuos.” (Barra 1998, p2)

Por lo tanto, desde esta mirada podemos evidenciar que hasta la actualidad la psicología social está estrechamente vinculada a modelos de ser humano y los cuales se trabajan hasta la actualidad en las sociedades donde los conocimientos se van desarrollando. En este caso, se han considerado los siguientes planteamientos: por un lado, las concepciones del ser humano, posteriormente su comportamiento como persona y, finalmente, lo que se puede modificar o lo que permanecerá en relación a las condiciones humanas de su existencia. De esta manera, la psicología social se liga al ser humano de la modernidad donde su evolución se conecta tanto al desarrollo como a la crisis de la idea de modernidad.

Así, en la actualidad “La Psicología Social (…) define su objeto de estudio en el concepto de interacción social, proceso dinámico y activo que transcurre en el tiempo y en los contextos. (Hernández, 2014)
En el caso de Chile, desde sus inicios se habla de una psicología comunitaria y se remonta al año de 1953 y cuya base se encontró en el sistema la salud de aquellos años, “específicamente en las propuestas de Psiquiatría intracomunitaria de Juan Marconi y de Salud Mental Poblacional de Luis Weinstein.” (Piper, 2008) Estas propuestas “surgieron como un intento por abordar carencias específicas de los servicios de salud, y por superar las limitaciones que se presentaban en los servicios de salud mental. (…) eran (…) proyectos concretos de reforma y transformación de las instituciones, es decir modelos de trabajo en salud y salud mental.” (Piper, 2008)

Es importante destacar la crítica que hace Weinstein al “desconocimiento por parte de la psiquiatría tradicional de los aspectos estructurales de la sociedad (clases sociales).” (Piper, 2008) Por lo tanto, los objetivos más importantes de los programas “(…) buscan desarrollar la capacidad de autodirección, cuestionamiento y acción de la población; promover el cambio social y cultural; y generar participación. Estas y otras propuestas (…) aparecen en un contexto de auge de los movimientos sociales y políticos, ligadas a importantes proyectos de transformación social en un mundo de voluntades liberadoras.” (Piper, 2008)

Referencias
Barra, Enrique (1998), Psicología Social, Universidad de Concepción, Chile.
Piper, Isabel (2008), La institucionalización de dos prácticas de la Psicología en Chile: La psicología Comunitaria y la psicología de los Derechos Humanos, Revista de psicología, Vol. XVII, N° 2, 2008.
Hernández, Rocío (2014), Aportes de la psicología social de la condición de sobreedad en la educación: De la exclusión a la oportunidad, Tesis doctoral Universidad Complutense de Madrid, Facultad de Ciencias Políticas y Sociología Departamento de Psicología Social.